Confían neozelandeses en remontar

0

 

 

Que detengan la marcha fúnebre. Que detengan los compases de Chopin. Nueva Zelanda vive. Apela al milagro.

El entrenador Ricki Herbert responde a la pregunta puntual sobre el consenso entre los aficionados mexicanos de que los All Whites deberían vestir de All Blacks, de luto, pues.

 

Su respuesta es reminiscencia de la misma esperanza abatida con la que llegaron al Estadio Azteca.

Cree que puede enderezar a su Lázaro de ese 5-1 aparentemente letal del Juego de Ida en esta fase de repechaje.

“No creo que estemos muertos, tenemos posibilidades, tenemos esperanzas”, responde.

Y como golpe bajo a la afición azteca, le restregó en la cara la crisis vivida en el Hexagonal Final de la Concacaf, la forma en que llega a la repesca y el pasaje dramático de necesitar de cuatro entrenadores para poder llegar, apenas, a la última instancia.

En la Conferencia de Prensa este martes en el Estadio WestPac, el entrenador neozelandés casi lanzó una arenga de fe a sus jugadores a través de los medios.

“Jugaremos agresivos, veo pasión en los jugadores y veo fe en que podemos ganar este partido”, indica Herbert.

“Estamos convencidos de que vamos a jugar mucho mejor que en el Estadio Azteca. Todos en el equipo sabemos que es difícil, pero sabemos que no es imposible. Llámenle milagro, hazaña, como quieran”, indicó Herbert.

“El futbol es de retos, de revanchas, este es el nuestro más importante y tenemos una posibilidad de cambiar la historia en 90 minutos”, indicó.

Subraya las circunstancias del juego, “ante un rival muy motivado, un México que no creo que se deje arrastrar por excesos de confianza”, indicó.

En medio d ela fe en sus jugadores, indica que pretenden pelear a muerte cada pelota, imponer fuerza, velocidad, hambre y carácter, y tratar de imponer su forma de jugar que en otras ocasiones ha funcionado.

 

La selección de Nueva Zelanda entrenará la noche de este martes en el WestPac como cierre de su preparación.

 

Compartir.

Deje una respuesta