Hablando Franco

0

 

Urge estar más al pendiente de lo que piensan los jóvenes 

Quienes somos usuarios de las redes sociales,  nos hemos impactado al conocer hechos protagonizados por jóvenes, quienes se encierran en su pequeño mundo y toman decisiones erradas.

Así, apenas el viernes comentábamos en este espacio sobre el caso de una jovencita veracruzana, de 22 años que optó por quitarse la vida, tras anunciarlo en Facebook, a cuya página subió una fotografía de su rostro lloroso, con la sábana que utilizó para quitarse la vida, atada a su cuello… Una imagen por demás perturbadora.

 

Pero también nos enteramos este sábado del caso de un joven que a través del servicio de mensajería por internet “whatsapp”, avisó a un vecino sobre sus intenciones de suicidarse y lo más triste, fue que lo cumplió.

Para colmo, un niño de apenas ocho años de edad, debido a una depresión familiar, también se quitó la vida en hechos ocurridos en Durango… Imagínese un niño de esa corta edad, tomando una decisión de ese tipo, realmente, nos quedamos sin palabras.

Sin embargo, en otro caso, una joven también de Veracruz fue rescatada antes de lanzarse al vacío desde un puente, gracias a que su madre encontró una carta en la que avisaba de su decisión y a través del sistema de localización satelital de su teléfono fue posible ubicarla y evitar el suceso.

Todo esto nos indica que hoy más que nunca debemos estar al pendiente de lo que hacen y piensan nuestros hijos.

Hay amigas con hijos pequeños que piensan que cuando sus hijos estén grandes acabarán lo que ellas consideran “problemas”, esto es, bañarlos, cambiarlos, darles de comer, llevarlos a la escuela, etcétera, sin embargo, a medida que los menores crecen, si bien sus necesidades cambiarán, siempre será necesario que los vigilemos.

En ocasiones, nos envuelve la dinámica diaria, los problemas de trabajo, personales, de pareja y creemos que ya no es necesario vigilar a los jóvenes, porque aparentemente no tiene problemas… Pero no es así, porque para empezar, los hijos siempre necesitan a los padres, muchas veces sin que lo sepan.

 

Hay que ver qué orilla a los jóvenes a suicidarse 

Y es que muchas veces los padres no conocemos a los hijos, y elegimos el camino fácil de creer en lo que el joven o adolescente nos dice, sin fijarnos, muchas veces sin verlos, de ahí  que cuando ocurre una desgracia, no lo pueden creer porque  “no era así”.

En el caso  Gabriela Hernández Guerra, de 22 años, quien se quitó la vida después de anunciarlo por Facebook, conmocionó a las redes sociales, ya que la joven veracruzana, era una estudiante y trabajadora de un negocio de arreglos florales, quien tras terminar su “noviazgo” con un ecuatoriano, a quien nunca vio, anunció varias veces su intención de quitarse la vida, hasta que lo logró, pero nadie de su familia lo sospechó.

En contraparte, en el caso de la otra joven originaria también de Veracruz, quien fue salvada de lanzarse desde un puente, ella confesó que su intención era quitarse la vida debido a un trauma que le ocasionó que un primo la atacara a los cinco años, mientras que en Tijuana otra jovencita de 16 años, intentó lanzarse entre los carros, ya que es abusada por el esposo de su madre desde que tenía seis años.

Esto es, por varios años las menores sufrieron abusos y no hubo quien lo detectara, así que una vez más hay que hacer el llamado a estar al pendiente de nuestros hijos, de intentar hablar con ellos, aunque a veces parezca difícil.

 

Es imperativo cortar esta tendencia, esa falta de amor a la vida y de respeto por sí mismo, que parece tienen muchos jóvenes, tal vez, porque en casa no supimos enseñárselo y ello, nos guste o no, es responsabilidad de los papás, de nadie más.

 

Compartir.

Deje una respuesta