Obtiene Iván Ochoa balón de bronce

0

 

Es un muchacho que tiene el descaro como un arma. No es delantero, pero en su cabeza no existe otra cosa que no sea el gol. Le gusta, ama irse al frente para poner en predicamentos a las zagas y porteros rivales.

Iván Ochoa se describe “Ofensivo, por más que sea volante, me gusta más el ataque, ofender al rival, ver por dónde hacerle daño por cualquier lado que sea”. Esas características le valieron al futbolista del Pachuca ser reconocido como el tercer mejor futbolista de la Copa del Mundo Sub-17 de Emiratos Árabes Unidos.

En el Mundial fue el elemento ofensivo más destacado. Marcó cuatro goles en el certamen y estuvo a punto de marcar otro en la final contra Nigeria, que pudo decantar el encuentro por el título de la categoría hacia el bando tricolor.
La cabeza de Ochoa es un balón, en sentido figurado. Su pasión por el balompié lo envuelve del tal manera que descarta cualquier otro pasatiempo preferido. ” Me la paso metido en el mundo del fútbol y después de eso no hay mucho”, asegura.
Admirador de la elegancia y la clase de Zinedine Zidane, desde el 2010 forma parte de las Selecciones Nacionales, siendo la categoría Sub-15 la primera con la que portó la Verde.  Con la Sub-17 ha participado en varios certámenes internacionales, integrando el equipo que consiguió el boleto al Mundial.
Ahora quiere ser un futbolista digno de un equipo del máximo circuito mexicano, porque desde que ingresó a las Fuerzas Básicas de los Tuzos “te das cuenta de que si te llaman es por cualidades o talento que tienes y es en dónde decides quedarte en el club para trabajar y mejorar hasta llegar a Primera División”.
Sus inicios en el balompié fueron en “una escuelita de Tampico que se llamaba Tigres, luego me pasé a una filial de Correcaminos y ahí estuve jugando cinco años más o menos. Fui a una Olimpiada Nacional con la Selección de Tamaulipas que fue en Ciudad Victoria en el 2008 y ahí fue en dónde me seleccionaron para ir a hacer pruebas a Pachuca”.
Su paso ha sido firme, pese a su juventud. Iván Ochoa, ese futbolista amante del ataque, es el tercer mejor jugador del mundo a nivel Sub-17.

 

Compartir.

Deje una respuesta