Hablando Franco

0

 

Lamentable el asesinato de nuestro compañero Alberto Gerardo

Nos sorprendió y dolió el asesinato de nuestro compañero comunicador Alberto Angulo Gerardo, conocido como Alberto Gerardo, a quien tuvimos oportunidad de tratar en varias ocasiones.

No vamos a decir que éramos amigos, porque no fue así, pero si nos conocíamos, nos respetábamos y llevábamos bien. La última vez que lo vi fue en julio pasado, cuando nos tocó cubrir a Gilda Valenzuela en la DL La Gran Diferencia y entrábamos a cabina al terminar su programa DL Deportes que conducía junto a Carlos Cota.

 

Siempre saludador, se notaba que disfrutaba de estar en la radio y lo bueno que se fue satisfecho de los logros en ese espacio que tenía en la XEDL y con grandes planes por realizar.

Siempre se lamenta la pérdida de una vida, sobre todo en casos como el actual, cuando se trata de un hombre en pleno desarrollo profesional, que deja una familia con niños menores de edad, que necesitarán mucho a su padre para que los guíe, aunque seguramente desde donde esté estará pendiente de ellos.

Para ellos, para su esposa Laura, quien está inconsolable, para sus padres, hermanos, y para sus compañeros de la XEDL, principalmente para Carlos Cota, con quien compartió años de vida profesional, les enviamos nuestro abrazo solidario y nuestro deseo de que alcancen pronta resignación. Para ti, Alberto, un abrazo y que Dios te conceda Paz Eterna…

Se tienen que rescatar caminos y calles de la delincuencia

La muerte de nuestro colega nos ha puesto a reflexionar sobre la urgencia de que la autoridad recupere los espacios públicos, las calles, las carreteras que están en manos de la delincuencia quienes operan a su libre albedrío.

Cuando vemos que la violencia es dueña y señora de Tamaulipas, Chihuahua, Durango, Michoacán, Sinaloa y otras entidades, sentimos que es algo lejano a nosotros, ya que si bien en Sonora existen hechos violentos no se comparan con lo que se vive en esas entidades, sin embargo, como vemos, cuando menos lo esperamos nos golpea la realidad y vemos que más tarde o más temprano podemos vivir de cerca esta tragedia.

Cuando laboramos en un medio de comunicación y vemos lo que ocurre a lo largo y ancho del país, nos acostumbramos  a un hecho violento y a otro, ya que lo vemos como parte de nuestra actividad, la de informar lo que está sucediendo en nuestra ciudad, el país y el mundo.

Sin embargo, cuando vemos de cerca el dolor que ocasiona la muerte de alguien en forma violenta, nos sacude y nos debe de poner a reflexionar además de la fragilidad de la vida, sobre la necesidad de que la autoridad haga su “chamba” y regrese a los ciudadanos la tranquilidad.

Sin importar del estado de que se trate, los ciudadanos merecemos poder salir a carretera con la seguridad de que no nos saldrá un retén de malhechores para quitarnos lo poco o mucho que tengamos.

Merecemos también poder pasear y divertirnos en nuestra ciudad, sin la amenaza de que en cualquier momento pueda surgir una balacera o colocarse barricadas para impedir nuestro libre tránsito.

Los padres merecen tener la tranquilidad de que sus hijos estarán seguros en su escuela, en la calle, en el parque o en cualquier sitio de diversión y los niños deben de tener la certeza de que su familia completa estará ahí para abrazarlos y sacarlos adelante. Ya es tiempo de recuperar el país para los ciudadanos, no dejarlo en manos de los delincuentes.

Correo electrónico [email protected]

 

Compartir.

Deje una respuesta