EDITORIAL

0

 

A pesar de los esfuerzos que realizan las autoridades encargadas de procuración de justicia, las personas continúan cayendo en manos de los delincuentes que amenazan vía telefónica y logran sacarle cuantiosas sumas de dinero.

Ayer en Ciudad Obregón ocurrió precisamente una estafa telefónica, ya que los maleantes lograron llevar a dos jovencitas a un hotel, en donde lograron que quedaran incomunicadas, mientras que sus padres prácticamente se volvían locos buscándolas.

 

Naturalmente, que al no hallarlas, lograron juntar la suma de 50 mil pesos que depositaron en una sucursal bancaria a favor de los delincuentes, que como sabemos, la mayoría de las veces se trata de reos principalmente de centros penitenciarios de Tamaulipas o de Jalisco.

De ahí la importancia de que los adultos hablen con sus hijos y les informen de la necesidad de que avisen a donde van, y de esta manera los padres puedan localizarlos en caso de que alguien se trate de aprovechar.

Y es que los timadores son actores consumados, que incluso han logrado confundir a reporteras, como sucedió en el vecino puerto de Guaymas, en donde una comunicadora fue víctima de los timadores.

Esto es, los delincuentes saben muy bien como llegarles a las familias y muchas veces logran sus objetivos.

Así que hay que reiterar la necesidad primero de controlar el teléfono, ya que como se dice en los mensajes de la Procuraduría General de Justicia del Estado, “el engaño telefónico se acaba colgando” y así es.

Pero además, hay que evitar que los menores contesten los teléfonos y den “santo y seña” de todos y cada uno de los miembros de la familia, ya que eso les da armas a los delincuentes que después hablan confianzudamente y amedrentan al jefe o jefa de familia.

Es urgente que no echemos en “saco roto” las recomendaciones, para evitar ser víctima de estos estafadores, ya que lo poco o mucho que les otorguemos, además de mermar nuestra economía, contribuye para financiar sus actividades ilícitas.

 

Hay que reconocer que el Procurador Carlos Navarro desde hace varios meses ha estado acudiendo a distintos planteles de nivel medio superior y superior, así como a colonias y organismos sociales para alertar sobre el riesgo de los llamados engaños telefónicos… Ahora lo que hace falta, es que los ciudadanos pongamos de nuestra parte para frenar y desterrar a estos delincuentes de Sonora.

 

Compartir.

Deje una respuesta