“Las tumbas del ayer”

0

 

Siendo uno de los cementerios más antiguos de la ciudad, el panteón Yáñez cuenta con tumbas fechadas en el Siglo 19, como la del señor Mateo Uruchurtu, quien nació en 1831 y falleció en 1897, así como otras que han quedado “sepultadas” con el paso de los años y de las cuales sólo se pueden apreciar sólo fragmentos de lo que fuera la lápida y la cruz que se les colocó en aquel entonces.

 

 

Son cientos de tumbas las que han sido olvidadas por sus familiares y que el tiempo y la tierra han hecho su trabajo cubriéndolas, dejando en su lugar sólo un hueco o un espacio vacío, por donde transitan miles de personas, pues no ya no queda huella de los restos ahí sepultados.

 

Genera tristeza observar las viejas tumbas sin una flor natural o artificial que de fe de que esa persona que ya se fue,  aún sigue vivo en el corazón de sus seres queridos con los que convivió durante toda su vida, con quienes pasó buenos y malos momentos, con quienes sonrió y también lloró, y quienes nunca lo olvidarán.

 

Compartir.

Deje una respuesta