Promete cambios en Chivas

0

 

En el examen de consciencia no evade culpa alguna. Acepta la realidad como es: los grandes responsables de la crisis rojiblanca son quienes en el terreno de juego carecen de capacidad para conseguir triunfos. Rafael Márquez Lugo sabe que este nuevo fracaso de Chivas traerá consecuencias.

 

Se puede percibir lo próximo de los cambios en el Rebaño Sagrado. Desconoce el tamaño de la “limpia” que habrá en el plantel. Pero tampoco se espanta. Admite que todos están expuestos a salir y no hay argumento para defenderse. Cualquier decisión al término de la campaña por parte de la directiva, se tendrá que aceptar.

 

“La verdad no tengo idea de qué magnitud pueda ser ese cambio, esa sacudida, pero lo que sí me queda claro es que todos estamos expuestos a ese cambio. Lo que venga lo tenemos que acatar, todos los jugadores porque nadie se salva. Lo que venga lo tenemos que aguantar y como se dice coloquialmente ponerle el pecho a las balas porque somos los principales responsables de todo lo que está pasando”, explica el delantero.

“No hay que espantarnos y no hay que tenerle miedo a lo que pueda venir, porque somos los responsables de todo esto. No sé si esa (una limpia) sea la solución, pero es evidente que hasta ahora no hemos encontrado solución alguna porque tenemos un año sin calificar. Yo no soy el encargado para decir lo que se necesita hacer para que este equipo renazca, sin embargo sí creo que tienen que venir cambios porque las cosas no se están dando”, admite con sinceridad.

Sabe que tras el nuevo fracaso vendrán las modificaciones. “En mi caso personal, no me genera incertidumbre. Me genera tristeza un torneo más no haber conseguido los objetivos y eso es un fracaso, así de sencillo. Es un torneo más en el que fracaso yo, fracaso junto con todos mis compañeros y eso obviamente siempre puede traer consecuencias”, asevera el rojiblanco.

Chivas ha vivido hundido en la mediocridad durante el Apertura 2013. Ocupa la posición 17 con apenas nueve puntos. Sólo la peor diferencia de goles que tiene el Atlante salva al Rebaño Sagrado del sótano de la clasificación. El torneo es una pesadilla para el mejor goleador del equipo en las últimas tres campañas.

“La realidad es que te amarga. Al final es nuestro trabajo y me parece que como cualquier trabajo, cuando las cosas no salen, te golpea en tu vida personal, es la realidad. Lo único que queda es seguir trabajando y no decaer. Ha sido un torneo para el olvido, ha sido una pesadilla para todos nosotros los que formamos parte de este gran equipo y nos da mucha vergüenza estar arrastrando el prestigio del Guadalajara”, reconoce Márquez Lugo.

Hoy, la pena es una pesada carga. Sobre todo, cuando se trata de darle explicaciones a la numerosa afición del Rebaño Sagrado.

“Si para ellos ha sido pesadilla, imagínate para nosotros lo que ha sido. Es peor todavía. Yo creo que ya es poco lo que se puede decir a los aficionados. Es vergüenza la que sentimos con ellos, con la institución, todos los jugadores, cuerpo técnico. Ya prometerles un resultado está de más, tenemos que entregarnos y tratar de regalarles una victoria en casa (el domingo ante Pumas)”, concluye.

 

Compartir.

Deje una respuesta